jueves, 27 de noviembre de 2008

Raclette

La raclette es una especie de fondue típica del cantón suizo de Valais que se prepara fundiendo el queso del lugar y se acompaña con papas (sin pelar) y otros ingredientes variados. La mejor manera de degustar una raclette es a la antigua usanza, haciéndola al fuego, al aire libre, tal y como la preparaban los pastores antiguamente. Pero hoy tenemos otras formas más prácticas para poder elaborarlas directamente en nuestras mesas.
Los ingredientes más adecuados, además del queso y las papas son unas cuantas lonchas de beicon, charcutería variada, pepinillos y cebollitas en vinagre (que ayudarán a facilitar la digestión). Tampoco está de más acompañar la raclette con unos cuencos de ensalada verde, verduras, o con diferentes pescados (salmón, gambas, etc).
CONSEJOS PRÁCTICOS -Más o menos una hora antes de ir a servir la raclette, cuece las papas .Corta el queso en finas lonchas del tamaño de las pequeñas sartenes de la raclette y ponlas en un plato.
Una vez que todos los comensales estén ya sentados a la mesa, enchufa el aparato para que se caliente, y mete las sartencitos bajo la fuente de calor de forma que el queso se vaya derritiendo poco a poco.
Cada uno se sirve papas en su plato y luego echa el queso derretido por encima. Así se va repitiendo la operación, hasta que el queso se haya terminado.
Acompaña la degustación de estos platos con vino (en principio mejor si es blanco) o con té, ya que el agua fría hará que sea más difícil de digerir.
La raclette es ideal para compartir con amigos un buen queso , vino y conversación
Publicar un comentario