martes, 23 de diciembre de 2008

"Chick Lit"

La moda "Chick Lit"es un género literario, que capturó a seguidoras de todo el mundo con íconos como Sex and the City. Ahora, el fenómeno -que suele retratar a mujeres desenfadadas y glamorosas- se extiende como una plaga, al punto que en Estados Unidos lo llaman "la maldición de la cubierta rosa". Chile también se apunta a la "literatura para chicas" con creaciones propias.
¿Qué pasa en Chile? Los primeros intentos locales surgieron en 2003. Entonces, Alejandra Parada publicó Estoy Agotada (Norma), con su experiencia como mamá primeriza, y Claudia Aldana reunió parte de las columnas que firma como Consuelo Aldunate, en Happy Hour (Planeta). "Pero es difícil encontrar autoras. Aldana es lo más cercano a algo local y fresco, aunque no ha sido explotada", señala el editor de Planeta, Carlos Labbé. Según dice, la literatura para chicas "es un mercado interesante, porque la chilena es muy lectora de mujeres, desde Isabel Allende, pasando por Marcela Serrano a Carla Guelfenbein". Y hay una tendencia a la estratificación por edades: veinteañeras, treintañeras, cuarentonas, que se puede potenciar en el futuro.
En editorial Aguilar este año inauguraron el Chick Lit para separadas con Lenka Carvallo y su libro Desencantadas... Y el Príncipe se Convirtió en Sapo. "Se ha vendido muy bien, con dos ediciones en menos de cuatro meses", asegura el editor del sello, Francisco Ortega. "Ella llegó a nosotros, pero estamos en una búsqueda de fenómenos locales". Para él, un indicio del "vuelo" que está tomando el género es que el libro mejor vendido del año en Chile es Crepúsculo (Alfaguara), de Stephanie Meyer, "un Chick Lit adolescente pero con vampiros".
Publicar un comentario