jueves, 18 de diciembre de 2008

Cordero

Cuando faltan escasos días para los grandes banquetes navideños seguro que muchas son las personas que andan decidiendo el menú con el que deleitarán a los suyos. Y entre todas esas cábalas, el cordero suele ser uno de los alimentos a considerar .Y es que no debemos olvidar que la excelente carne de este animal, además de aportar al organismo un elevado número de proteínas de alta calidad, favorece la preparación de exquisitos platos y recetas.
Pero... ¿a qué llamamos exactamente cordero? Pues bien; denominaremos con este nombre a las crías de oveja con menos de un año de edad
CORDERO LECHAL es el que tiene una edad aproximada de seis semanas, con una carne sonrosada, pero pálida y muy tierna. Para hacer frito o a la plancha, las mejores partes son las chuletas . Deberán freírse unos tres minutos por cada lado para que queden bien doraditas. Para asar puedes utilizar medio cordero, y habrá que calcular treinta minutos por cada medio kilo. Para guisos, las mejores partes son las chuletas, la paletilla y el cuello. Si frotamos el cordero previamente con zumo de limón podremos suavizar su sabor si éste es muy fuerte.

Medallones de cordero al estragón
Nº de Personas: 4
Ingredientes:
1 vaso (de los de vino) de aceite
100 gr de tiritas de beicon (tocino)
1 dl de caldo de carne (puede ser del que venden en cubos)
1 cebolla picada
2 riñones de cordero
10 g de hojas de estragón fresco
2 corazones de lechuga
1 dl de nata líquida
pimienta recién molida sal
2 cl de vino de Jerez
unos volovanes pequeños de hojaldre (de los que venden ya hechos)
Preparación:
Limpie los riñones de cordero metiéndolos en agua fresca y córtelos en cubitos pequeños. Resérvelos.Ponga abundante agua con sal a hervir, meta en ella los corazones de lechuga y déjelos 2 minutos. Escúrralos. En una sartén antiadherente rehogue con dos cucharadas soperas de aceite, la cebolla picada hasta que esté transparente y las tiritas de beicon. Meta los corazones de lechuga. Moje con el caldo de carne y deje que cueza a fuego suave durante 10 minutos. Escurra bien la lechuga procurando que recupere su forma original. Reserve el resto.En una sartén puesta a fuego vivo con aceite, que cubra bien el fondo, rehogue rápidamente los medallones de cordero envueltos en beicon (tocino)unos 3 minutos por cada lado. Salpimiéntelos al agusto y resérvelos al calor.Quite el aceite y agregue el vino de Jerez y dos cucharadas soperas del aceite y el jugo de brasear los corazones de lechuga. Añada entonces el estragón picado, deje que se reduzca a la mitad y eche la nata líquida dejando que espese ligeramente. Reserve esto al calor.A continuación, caliente en el horno los volovanes de hojaldre.Saltee en una sartén con un poquito de aceite los cubitos de riñones durante un minuto aproximadamente y rellene con esto los hojaldres.Sirva los hojaldres rellenos con los riñones de acompañamiento de la carne y la salsa vertida por encima. Si quiere, también puede servir de acompañamiento la lechuga.
Receta de Inés Ortega
Publicar un comentario