viernes, 6 de noviembre de 2009

La Razón


Algunas de las mejores cosas de la vida son irracionales. El amor y la belleza existen mucho más allá de la razón. El corazón acepta cosas que la mente racional ni siquiera consideraría. Sé razonable, pero no te limites. Como norma general, date permiso para ir más allá de la razón. No hay por qué rechazar la razón. Sólo agrégale un poco de irracionalidad, y prácticamente todos los aspectos de nuestra vida se beneficiarán. En medio del sufrimiento y el dolor, la esperanza puede ser totalmente irracional. De todas maneras, ten la capacidad de sostenerte y fortalecerte más allá de toda expectativa razonable. Frente a continuos contratiempos y desilusiones, la perseverancia puede parecer totalmente irracional. Sin embargo esa actitud ha resultado a menudo en grandes descubrimientos, creaciones y fortunas. La razón se basa en las cosas que ya sabes. Más allá de la razón queda aún mucho por descubrir. Busca aprender lo desconocido. Dedica algo de tiempo a ser creativo y positivamente irracional. Nutre regularmente tu espíritu tanto como tu mente. Haz excursiones fuera de la razón y regresarás con tu espíritu lleno de energía positiva.
Publicar un comentario