lunes, 23 de agosto de 2010

Chistecitos

Riete de la vida antes de que la vida se ria de ti

INDISCRETA
Carmen, estás enferma?
Te lo pregunto porque he visto salir a un médico de tu casa esta mañana.
Mira, vieja sapa, ayer por la mañana yo vi salir a un militar de la tuya y no estamos en guerra, ¿verdad?

SOLUCION
Una señora va a sacar el pasaporte. El funcionario en turno le pregunta:
¿Cuantos hijos tiene, señora?
Diez.
¿Como se llaman?
Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, y Bernardo.
¿Todos se llaman Bernardo?
¿Y como le hace para llamarlos cuando, por ejemplo, están jugando todos afuera?
Muy simple, grito Bernardo y todos entran.
¿Y si quiere que vayan a comer?
Igual. Grito Bernardo y todos se sientan a comer.
Pero si usted quiere hablar con uno en particular, ¿cómo le hace?
Ah! En ese caso, lo llamo por su apellido.

VIUDAS
Se encuentran dos viudas en un cementerio una muy feliz limpiando la lapida de su marido y cantando como loca.
La otra muy triste a llanto tendido....
Al rato, la desconsolada mira a la contenta y le pregunta:
Ay, señora, cuanto tiempo hace que enviudo?
Seis meses - respondió en tono alegre la otra.
Y como hace para estar tan feliz si yo llevo 3 años y no he podido superar esta pena?
Ay mijita! porque después de muchos años, es la primera vez que se DONDE esta y QUIEN se lo esta COMIENDO!!!

UNA COPA DE MAS
Doctor, me siento mal todo me da vueltas, además me arde el corazón..
Mire señora, en primer lugar no soy doctor, soy cantinero, usted no está enferma está borracha y en tercer lugar no le arde el corazón, tiene una pechuga en el cenicero.

Le dice la madre a la hija:
Mija... dicen las vecinas que te estás acostando con tu novio!' 'Ay, mami, la gente es más chismosa....
Uno se acuesta con cualquiera y ya dicen que es el novio...'

Se encuentran dos chinos:
El otlo día me comple un coche.'
Ah si?'
Si, mila, es ese de ahí.'
Y que malca es?'
Un Alfa'
¿Lomeo?'
Lo meas y te lompo el alma, pol cochino'


En una fiesta se acerca un mesero a ofrecerle más whisky a una muchacha:
Madame, ¿gusta otra copa?
No, gracias, me hace daño para las piernas.
¿Se le adormecen?
No, se me abren!
Publicar un comentario