martes, 27 de diciembre de 2011

LA NUEVA SANGUCHERÍA PREMIUM



El sándwich es un tema importante en Chile; acá hay tradición y orgullo por lo que pasa entre panes, desde la humilde marraqueta con mortadela jamonada hasta los emparedados de autor.
La revalorización por estas recetas partió hace algunos años, pero en el último tiempo este fenómeno se ha consolidado gracias a las firmes apuestas de lugares como la sanguchería Fresia, el Ciudad Vieja o el It, además de la Feria del Sándwich.

El LugarA esta camada de espacios donde los panes son el rey, se suma Bella Vista Sándwich Bar, un nuevo local en este bohemio barrio, de aires modernos y con un diseño que algo tributa a los dinners gringos, a medio camino entre una sandwichería y un restaurante ondero.
Para CompartirPara partir, pedimos unas Papas Rústicas, gajos con piel de este tubérculo acompañadas por una mayonesa al jalapeño y una salsa golf algo más elaborada que la tradicional.
Seguimos con una interesante Tabla de Camarones, donde llegan colitas de este crustáceo apanadas en un buen panko, al dente y sin mayores rastros de fritura, además de un ajillo bastante balanceado.
Termina esta trilogía un ceviche cargado al ajinomoto y que se siente algo fuera de lugar y deslavado entre tanta fritura.
Si se va en grupo, vale la pena pedirse el Onion Blossom, una sabrosísima cebolla abierta cual flor y apanada acompañada por una excelente mayonesa al ajo.
Un glotón picoteo ideal para la previa a carrete y que tranquilamente se puede convertir en fetiche.
Los SándwichesLa carta se divide en tres partes, una donde se rescatan ingredientes tradicionales de nuestra gastronomía, otra donde se encuentran los clásicos y una tercera de aires internacionales.
De la primera sección escogimos el Criollo, finas láminas de lengua con cebolla caramelizada, palta y tomate, una combinación que se escuchaba bien, pero que perdió debido a la inusual potencia de la carne.
También pedimos un clásico de siempre, el Churrasco Italiano, que llega con un grueso peri blando corte de asiento en una combinación que funciona bien, aunque se hecha de menos algo de malicia.
Hay algo de estilo gringo en este lugar, y en su carta se siente en la Bella Vista Burger, una generosa y compacta hamburguesa de wagyú bastante sabrosa acompañada por lechuga, queso, palta, tomate y pepinillos.
Confirmamos que esta es la sección más sólida de la carta con el Pulled Pork, cerdo lechón asado con salsa barbacoa de toques agridulces, abundante y bastante original.
Por el mismo camino de la abundancia llega el Bonaerense, una milanesa bien apanada con tomate, lechuga y mayo al ajo a la que sólo le faltó un poco de humectación.

Bella Vista Sandwich Club tiene ideas, aunque le falta pulirlas para ser una apuesta competitiva en un barrio donde ya hay alternativas interesantes (novedosas y clásicas) de sándwiches.

Si bien su carta es amplia, donde se siente más cómodo es cuando explora las alternativas del mundo, esas que además no se encuentran en muchos lados.
Si afina más su puntería, este espacio se puede convertir en un favorito y en un actor importante dentro del nuevo panorama de los emparedados capitalinos.


Publicar un comentario