martes, 15 de mayo de 2012

EL ZAPALLO

Bendito zapallo Qué rico, nutritivo y versátil es el zapallo.
Entre sopas, cocidos y cazuelas emerge, humilde, uno de los alimentos más nobles, sanos y ricos: el zapallo. Esta hortaliza, de origen americano y de consumo habitual desde hace más de 3.000 años, está junto a nosotros desde nuestra infancia, constituyendo, quizás, uno de nuestros primeros alimentos en forma de papilla. El zapallo o calabaza, sumamente nutritivo, nos brinda gran cantidad de vitaminas A, B2, B5 y C, e importantes minerales como el calcio, hierro y fósforo. Además, su contenido de betacaroteno -lo que le otorga ese color amarillo-anaranjado-lo convierte en un aliado para prevenir el cáncer. Comúnmente con la pulpa elaboramos preparaciones saladas y dulces, como purés, cremas, sopas, ñoquis, rellenos de pastas y tartas; pero también podemos usarlo en repostería como tartaletas, flanes, puddings, mermeladas y confituras. La cáscara del zapallo, además de servir como hermoso recipiente para presentar potajes y cremas, puede cocinarse y consumirse junto con el puré, aportando muchas fibras. Las semillas tostadas son fuente de nutrientes y antioxidantes, y sus flores, rellenas con queso, apanadas y fritas, son aptas para degustar un picoteo diferente.

Publicar un comentario