martes, 17 de julio de 2012

TETSUYA WAKUDA


Tetsuya Wakuda es uno de los más grandes chefs en la actualidad. Pero para llegar a ese nivel de prestigio y reconocimiento tuvo que trabajar de manera ardua y con rigurosa disciplina, que hoy le da capacidad de deleitar a sus refinados comensales.
Comenzó su carrera en Tokio, en un restaurante de hotel por 3 años antes de dar el gran salto de su vida hacia Sidney en 1982. A la ciudad australiana llego prácticamente sin saber ingles, pero con todas las ganas y el deseo de perfeccionarse en su vocación : LA Cocina.
Tuvo la suerte de conocer a un célebre chef australiano que buscaba a un cocinero capaz de preparar sushi del más alto nivel. Luego de esa experiencia abrió su propio restaurante, que rápidamente ganó fama y prestigio entre los habitantes de la ciudad.    
Quienes lo conocen señalan que es un personaje especial, dotado de disciplina, curiosidad y un particular estilo cosmopolita, características que se reflejan en la gran variedad y riqueza de sus platos.
Entre estos destaca el sushi: su especialidad. En ésta incluye los tradicionales pescados y mariscos acompañados de la potente salsa wasabi, que elabora con rábano picante y salsa de soya. Otro destacado de Wakuda es el Tartar de atún, un pescado curado en crudo al que le añade cebollin y la siempre presente salsa de soya.
Además, sobresale el Fugi fu yong, una fiesta de ingredientes en los que resaltan los brotes de soya, el saque, el tamari (salsa de soya fermentada en agua), cebolletas, champiñones y jengibre -que le aporta un toque picante', así como el Unagi con tocino, anguila, champiñón, cebolla, mantequilla y cayena.
Todas estas delicias se pueden encontrar en el restaurante Tetsuya’s, ubicado en uno de los más elegantes y prestigiosos barrios de Sidney. Prueba del éxito de Wakuda, es que su primer restaurante, del mismo nombre, estaba ubicado en los suburbios de la ciudad, aunque ya por esa época, la crítica lo describía como un joven cocinero capaz de elaborar menú para más de 140 personas con la sola ayuda de su esposa.
Todo un genio, sin duda, que combina de manera armoniosa, ejemplar y sin alardes técnicos, la sofisticación culinaria francesa y la inspiración japonesa, que perfecciona con una de las bodegas más vastas de Australia, ya que tiene más de 30 mil botellas de los mejores vinos en su restaurante.
Publicar un comentario