miércoles, 5 de noviembre de 2008

Osteoporosis


La osteoporosis consiste en una disminución de la masa ósea y de su resistencia mecánica, lo que ocasiona tendencia a las fracturas: los huesos se vuelven frágiles y la posibilidad de que se rompan aumenta, convirtiéndose las fracturas en el síntoma y la consecuencia de la enfermedad. De hecho, es la principal causa de fracturas óseas en las mujeres tras la menopausia. Tanto que, a partir de los 50 años, una mujer de raza blanca tiene un 40% de posibilidades de sufrir alguna fractura durante el resto de su vida.Tal vez uno de los mayores problemas de esta enfermedad es que no tiene un comienzo bien definido. El primer signo visible acostumbra a ser una fractura de la cadera, la muñeca o daños en las vértebras, que originan dolor o deformidad (la repetición de las fracturas vertebrales produce una pérdida de estatura y una deformidad en la espalda, más o menos acusada).¿Conocemos las causas? Las causas de la osteoporosis son variadas y así, múltiples enfermedades o hábitos de vida pueden incrementar la pérdida de hueso temprana. En el caso de las mujeres, la menopausia es la principal causa de osteoporosis, debido a la disminución de los niveles de estrógenos, la hormona femenina que tiene un papel muy importante en el mantenimiento de densidad de los huesos. Cuando la pérdida de estrógenos se vuelve excesiva, los huesos se hacen cada vez más frágiles y susceptibles de romperse.Es importante aclarar que no todas las mujeres desarrollan osteoporosis tras la menopausia. Existen, además, una serie de factores de riesgo que aumentan las posibilidades de que se padezca esta enfermedad. Así, pueden influir el pertenecer a las razas caucásica o asiática, la pérdida temprana de la menstruación, los antecedentes familiares, ser de constitución delgada, una dieta baja en calcio (y es que una buena nutrición es esencial para desarrollar huesos sanos), la vida sedentaria y el poco ejercicio físico, el tabaco, el abuso del alcohol y el no haber tenido hijos.¿Qué podemos hacer? La prevención es fundamental, sobre todo basada en una vida saludable, evitando el alcohol y el tabaco, practicando ejercicio de forma moderada y siguiendo una dieta sana, variada y rica en calcio. Pero, una vez que se ha desarrollado la enfermedad, se deben seguir una serie de recomendaciones básicas: ingestión de calcio, realizar actividad física acorde a la edad y, además, evitar la ingestión de fármacos nocivos para el hueso. Se debe poner especial atención en la prevención de las fracturas tras caídas o mínimos golpes. En la actualidad, aún no existe ningún medicamento eficaz que estimule la formación del hueso y ayude a recuperar la pérdida de masa ósea debida a la osteoporosis, aunque algunos ayudan a eliminar el dolor. A cuidarse!!!
Publicar un comentario