lunes, 14 de junio de 2010

Ceviche a la peruana




A mi hija le gusta mucho el pescado y sobretodo el ceviche a la peruana es una entrada pero por lo suculento bien puede ser un plato principal , es muy bueno , asi es que cada ves que ella viaja a Tacna Peru es obligadamante almorzar en alguna "Marisqueria"esta foto es del plato original en Tacna . El ceviche peruano es un plato que requiere de técnicas y de orden; además se caracteriza por ser fresco y sabroso. .A primera vista, los ingredientes parecen austeros: pescado, limón, cebolla, ají, sal. Pero si los combina con sapiencia y sensibilidad, se pueden convertir en un maravilloso manjar... Cualquier pescado que esté muy fresco sirve para preparar ceviche .Prepare ceviche en pequeñas cantidades (máximo para 4 personas) y al momento ,pique y limpie el filete de pescado retirándole cualquier espina y parte oscura que tenga. Corte 200 g de filete en trozos de 2 cm por lado y colóquelos en un bol de vidrio o loza (no de aluminio ni de plástico) limpio y grande.
Pele y corte cebolla roja en pluma más o menos ½ cebolla . Recuerde que el ceviche es de pescado y no de cebollas.
Incorpore a la mezcla de pescado y cebolla ½ cucharada de sal, una pizca de ajinomoto, ají de preferencia de color rojo y amarillo porque son los que mejor aroma aportan, picado grueso al gusto, evite usar las pepas de ají. Tenga presente que exceso de ají puede arruinar la comida. El cebiche es un plato fresco y jovial; pero con frecuencia llega a la mesa picante, ácido y temperatura de ambiente. La solución para eso consiste en colocar 2 cubos de hielo duros y de cubetera casera. Los limones a emplear deberán ser frescos y maduros (de color verde) para que el cebiche no resulte amargo. Ruede 5 limones sobre la mesa, luego, córtelos por la mitad y exprímalos con la mano sobre el pescado que estará protegido por un colador para evitar que caigan pepitas y pequeños gajos. No emplee jugo de limón previamente exprimido ni siquiera por 1 minuto de tiempo. Revuelva suavemente con cuchara de acero (nunca de madera) y pruebe la sazón. Retire el hielo y sirva de inmediato en plato hondo refrigerado ligeramente. Acompañe con una hoja de lechuga hidropónica y choclo .También se le agrega "Cancha" que es maíz tostado y algún tipo de alga

jueves, 10 de junio de 2010

calzone por Jamie Oliver

'Jamie' Oliver es un cocinero inglés nacido en Essex condado al sureste de Reino Unido. Presentado por la BBC, se convirtió en uno de los cocineros más influyentes del Reino Unido. Sus platos generalmente son una mezcla de cocina italiana y cocina oriental, y en ellos, tienen un importante papel las hierbas aromaticas y las especias, generalmente picantes .


miércoles, 9 de junio de 2010

La mujer moderna



Dicen que todos los días tenemos que comer una manzana por el hierro y
un plátano, por el potasio. También una naranja, para la vitamina C ,
medio melón para mejorar la digestión y una taza de té verde sin
azúcar, para prevenir la diabetes.
Todos los días hay que tomar dos litros de agua (sí, y luego mearlos,
que lleva como el doble del tiempo que llevó tomárselos).
Todos los días hay que tomarse un Activia o un Yogurt para tener 'L.
Cassei Defensis', que nadie sabe qué mierda es, pero parece que si no
te tomas un millón y medio todos los días, empiezas a ver a la gente
como borrosa.
Cada día una aspirina, para prevenir los infartos, más un vaso de vino
tinto, para lo mismo. Y otro de blanco, para el sistema nervioso. Y
uno de cerveza, que ya no me acuerdo para qué era. Si te lo tomas todo
junto, por más que te dé un derrame ahí mismo, no te preocupes pues
probablemente ni te enteres.
Todos los días hay que comer fibra. Mucha, muchísima fibra, hasta que
logres defecar un sweater. Hay que hacer entre cuatro y seis comidas
diarias, livianas, sin olvidarte de masticar cien veces cada bocado.
Haciendo un pequeño cálculo, sólo en comer se te van como cinco
horitas.
Ah, después de cada comida hay que lavarse los dientes, o sea: después
del Activia y la fibra los dientes, después de la manzana los dientes,
después del plátano los dientes... y así mientras tengas dientes, sin
olvidar pasarte el hilo dental, masajeador de encías, buche con
Plax...
Mejor amplía el baño y mete el equipo de música, porque entre el agua,
la fibra y los dientes, te vas a pasar varias horas por día ahí
adentro.
Hay que dormir ocho horas y trabajar otras ocho, más las cinco que
empleamos en comer, veintiuno. Te quedan tres, siempre que no te
agarre algún imprevisto. Según las estadísticas, vemos tres horas
diarias de televisión. Bueno, ya no puedes porque todos los días hay
que caminar por lo menos media hora (dato por experiencia: a los 15
minutos regresa, si no la media hora se te hace una).
Y hay que cuidar las amistades porque son como una planta: hay que
regarlas a diario. Y cuando te vas de vacaciones también, supongo.
Además, hay que estar bien informado, así que hay que leer por lo
menos dos diarios y algún artículo de revista, para contrastar la
información. ¡Ah!, hay que tener sexo todos los días, pero sin caer en
la rutina: hay que ser innovador, creativo, renovar la seducción. Eso
lleva su tiempo. ¡Y ni qué hablar si es sexo tántrico!! (al respecto
te recuerdo: después de cada comida hay que cepillarse los dientes!).
También hay que hacer tiempo para barrer, lavar la ropa, los platos, y
no te digo si tienes perro u otra mascota... ¿hijos?!
En fin, a mí la cuenta me da unas 29 horas diarias. La única
posibilidad que se me ocurre es hacer varias de estas cosas a la vez,
por ejemplo: Te duchas con agua fría y con la boca abierta así te
tragas los 2 litros de agua.
Mientras sales del baño con el cepillo de dientes en la boca le vas
haciendo el amor (tántrico) parado a tu pareja, que de paso mira la TV
y te cuenta, mientras barres. ¿Te quedó una mano libre? Llama a tus
amigos. ¡Y a tus padres!! Tómate el vino (después de llamar a tus
padres te va a hacer falta). El Yakult con la manzana te lo puede dar
tu pareja mientras se come el plátano con el Activia, y mañana
cambian. Y menos mal que ya crecimos, porque si no nos tendríamos que
clavar un Danonino Extra Calcio todos los días.
¡Úuuuf! Pero si te quedan 2 minutos,envíale esto a los amigos (que
hay que regar como las plantas) mientras tomas una cucharadita de All
Bran, que hace muy bien... Y ahora te dejo porque entre el yogur, el
medio melón, la cerveza, el primer litro de agua y la tercera comida
con fibra del día, ya no sé qué estoy haciendo pero necesito ir al
baño urgente. Ah, voy a aprovechar y me llevo el cepillo de dientes...

lunes, 7 de junio de 2010

Isaac Azar esta semana en Chile


La visita a Chile de uno de los chef top de Brasil
El chef brasileño Isaac Azar es punto de referencia cuando se trata de crítica gastronómica en el pais mais grande du mundo. Es dueño también de uno de los restaurantes de moda hoy en Sao Paulo, el Paris 6, que abre las 24 horas del día.

Y vino esta semana a Chile para escribir sobre los aceites de oliva chilenos, viaje que lo llevó a las oficinas de Olivos del Sur, la última apuesta agrícola de Alfonso Swett.

Mayor fue su sorpresa cuando se enteró que el aceite de oliva que ocupa en su restaurante era chileno. Olisur comercializa la marca O´Live &Co en Estados Unidos, y si bien dice en su etiqueta que es un producto chileno, al chef se le escapó ese detalle.

jueves, 3 de junio de 2010

Calugas caseras de butterscotch

Quien no recuerda las deliciosas calugas que se preparaban en casa , todos ayudaban ...

Ingredientes

2 ½ tazas (500 g) de azúcar
½ taza (120 ml) de crema líquida
Cremor tártaro o polvos de hornear
90 g de mantequilla, en trozos pequeños
½ cucharadita de extracto de vainilla

Preparación

1. En una olla colocar el azúcar, crema y ½ taza de agua fría. Revolver hasta disolver el azúcar y agregar una pizca de cremor tártaro. Llevar la mezcla a ebullición, sin revolver, a fuego muy bajo hasta obtener el punto de un almíbar de bolita blanda.
2. Añadir la mantequilla y seguir hirviendo, sin revolver, hasta que alcance el punto de almíbar semi-quebrado. Verter el extracto de vainilla y retirar del fuego.
3. Enmantequillar un molde rectangular o cuadrado y verter la mezcla anterior. Una vez que la mezcla esté casi fría, con la punta de un cuchillo aceitado marcar en barras o cuadrados. Cuando esté fría, quebrar las calugas , moldear con las manos para que queden todas iguales y envolver